martes, 4 de diciembre de 2018

RESEÑA: EL PRÍNCIPE Y LA MODISTA


Resultado de imagen de el príncipe y la modista




Título: El príncipe y la modista
Fecha de publicación: octubre 2018
Autora: Jen Wang
Editorial: Sapristi
Páginas: 272
Precio: 17'90€



El príncipe Sebastian está buscando novia. O mejor dicho, sus padres la están buscando por él, porque Sebastian está demasiado ocupado tratando de esconder su pequeño secreto. Al príncipe lo que más le gusta es vestirse de mujer y salir a disfrutar de la noche parisina, siempre ocultando su identidad. El arma secreta de Sebastian -y también su mejor amiga- es la brillante costurera Frances, quien debe ocultar públicamente su propio oficio para evitar sospechas (y seguir trabajando en exclusiva para el príncipe). Nadie debe saber quién es ella ni qué hace cuando entra en palacio, lo que convierte su vida en un misterio para todos. Día a día, su colaboración con el príncipe aumenta casi tanto como sus mutuos sentimientos. ¿Serán capaces de encontrar la manera de disimular su relación ante la familia real o se atreverán a exponer el doble secreto?



Sé que es raro, pero esta es la primera reseña que hago sobre una novela gráfica en el blog. No es porque no me haya interesado ninguna o porque sea un género que no me atraiga, sino que hasta ahora no había leído una como tal (solamente leí The amazing Spider-man: vuelta a casa, y no hice reseña 🙈). Pero espero que sea la primera de muchas, porque os aseguro que esta experiencia ha sido más que satisfactoria; he disfrutado con esta lectura muchísimo, ojalá siempre se me quedara tan buen sabor de boca con los libros.

Para empezar, lo que me hizo conocer inicialmente la novela fue un vídeo de Javier Ruescas en el que la recomendaba, y fue amor a primera vista cuando él contó de qué iba. Me suelen interesar mucho las historias críticas y con mensaje, así que cuando me enteré de que trataba temas LGBT desde la perspectiva de un príncipe, me lo puse en mi lista de pendientes de Goodreads. Y así me hice al poco tiempo de que Sapristi lo sacara con él. 
Una de las cosas que más me ha gustado de esta novela gráfica es la ambientación, que es simplemente maravillosa. Toda la historia sucede en París, y de verdad os digo que cada detalle es magnífico. No hay nada en las viñetas que sobre, todas están ahí por algo, y muchas de ellas crean una sensación de conformidad absoluta con la época y con los objetos propios de ella. La vestimenta, los carros de caballos, los edificios... Todos son perfectos, y se nota que la autora los ha trabajado y hecho propios, porque su estética está siempre presente. 

Hablando de la estética de la novela gráfica, este es otro factor que se ha ganado mi corazón. Se puede observar cómo, según qué parte de la trama se esté desarrollando y cómo de fuerte sea la carga emocional de esta, cambian los tonos de los dibujos. Hay, o bien tonos más bien tirando a fríos, o bien tonos cálidos en los que abunda sobre todo el rosa. Es alucinante lo cinematográfico que puede resultar todo lo involucrado en la obra; me estaba imaginando constantemente cómo sería la adaptación cinematográfica. Lo más fuerte de todo es que casi no hay ni que imaginarlo, porque lo tienes delante de tus ojos. Me parece increíble la habilidad de Jen Wang para conseguir que los colores lleguen incluso a hablar por los personajes. Me declaro su fan.

Por otro lado, el texto también es una parte fundamental de la novela. Y es que el hecho de que combine a la perfección con la parte ilustrada es muy complicado, aunque parezca lo más sencillo de todo. En este caso en particular, doy fe de que ambas están fusionadas de tal forma que no se podrían casi ni analizar por separado; juntas son ideales. Se nota que hay solamente una persona que ha dibujado y escrito el cómic, porque, en mi opinión, afianza el trabajo realizado, y se nota a dónde quiere llevar la trama y la evolución de los personajes sin que haya cambios repentinos en aspectos como la estética. 

En cuanto a los personajes, hay dos fundamentales: el príncipe y la modista. El príncipe, Sebastian, es un chico joven que se tiene que casar pronto para satisfacer a sus padres. Ese estrés por tener que hacer algo por compromiso que no quiere realmente se junta con tener que esconder el secreto de que le gusta vestirse como una mujer, y su dualidad es de lo más interesante de descubrir. Me ha encantado este personaje, pues creo que es un gran acierto que se le muestre como un príncipe. De esta manera se visibiliza todavía más que el ser diferente no es malo, que CUALQUIER persona puede sentirse así (algo completamente lícito) y que la aceptación de uno mismo es por lo que hay que empezar siempre. Encima es que Sebastian es un chico adorable, inocente y con ganas de comerse el mundo que no puede tener mejor corazón. Ojalá todo el mundo fuera como él 💘. Ah, y hay una cosa que me ha sorprendido de Sebastian, y es que tiene un interés amoroso que te esperas pero que al mismo tiempo sabes que no es la opción fácil (*SPOILER* lo más sencillo hubiera sido hacerlo gay, pero es que me encanta que se rompa esa relación que muchas personas establecen entre el gusto de vestirse del género contrario y ser homosexual).

La modista, Frances, es un personaje menos desarrollado, porque al no tener ninguna trama de profundidad como es el caso de Sebastian, sí que es verdad que hay veces en las que nos falta un poco más de interacción con ella para empatizar todavía más. Esto lo digo ya poniéndome crítica, porque al ser un personaje tan importante, hay veces que te da la sensación de que es la excusa que se te da para contar la evolución del príncipe y que no sea igual de relevante. Más allá de su ambición profesional no hay nada que nos haga conectar con ella, y aunque esa trama en concreto es muy fuerte porque es necesario que se muestre a una mujer con sueños dispuesta a luchar siempre por ellos, en ocasiones es una desconocida para el/la lector/a. Sin embargo, más allá de eso es una chica que te cae bien porque es patosa y también inocente, lo que la hace más real. Ciertamente podría ser yo misma (aunque sin la parte de que diseña vestidos preciosos, que esa es otra, menuda preciosidad de vestuario hay, por favor), y eso hace que se te olvide la parte más negativa que he dicho antes sobre su poca profundidad.

Por último, os voy a comentar un detallito que me ha ha hecho amar todavía más El príncipe y la modista (pensaba que era imposible, pero ya sé por experiencia que no hay nada imposible 😂): las páginas que hay al final sobre cómo hizo la autora esta novela. Es algo genial porque así ves el proceso por ti misma y hasta te pone qué materiales utilizó para hacer las ilustraciones. Está todo tan currado que se nota que Jen Wang disfruta con lo que hace, y eso al final se nota mucho. En fin, que dejo ya de comentarlo porque podría pasarme siglos aquí, pero he de decir que las páginas pasan voladas y que no os vais a arrepentir para nada de darle una oportunidad. 

P.D: No lo he dicho antes, pero todo el mundo debería leerlo al menos una vez en su vida. Transmite un mensaje tan necesario y poderoso que me encanta poder traeros hoy esta reseña 😊.


PUNTUACIÓN: 
(creo que se veía venir, jajajajaja)



CANCIÓN A LA QUE ME RECUERDA EL LIBRO:





¿Y vosotr@s, habéis leído El príncipe y la modista?, ¿lo habéis disfrutado tantísimo como yo 💓? Contádmelo en los comentarios ;)



4 comentarios:

  1. Hola gracias por la recomendación me alegra que disfrutaras de la lectura. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias a ti por leer siempre las reseñas y comentar :) ¡Saludos! <3

      Eliminar
  2. Me encanta la novedad de la novela gráfica, suena muy interesante y sobretodo que bonita la ilusión que le pone la autora incluso con el proceso, y tú con la super reseña :) ¡Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te encante la novedad, jejeje ;) Siii, se nota que le pone mucha ilusión. Ay, mil gracias, en serio. Gracias por comentar siempre <3 Jaja, salu2 :)

      Eliminar